jue. Dic 12th, 2019

SOCIEDAD ESPAÑOLA DE LOS AMIGOS DEL MISTERIO Y LA PARAPSICOLOGÍA

Sociedad Española de los Amigos del Misterio y la Parapsicología – Extrañologías La voz del misterio

SUICIDIOS EN EL VIADUCTO DE SEGOVIA

Desde 1872 tenemos esta gran construcción en Madrid, se construyo para comunicar la Iglesia de San Francisco el Grande con el Palacio Real uniéndolos por la Calle Bailen, y así evitar el gran desnivel que se producía en la vaguada del final de la Calle Segovia.
Este lugar desde los principios de su construcción ya estuvo marcado por la tragedia. En sus obras hubo algún accidente mortal, en sus orígenes su estructura se hizo totalmente metálica, ya entonces muchas personas desesperadas comenzaron a darle otro uso, en esos años del siglo XIX.

Los suicidios comenzaron a tomar páginas en las crónicas de ese siglo, ya entonces intentaron evitarlo poniendo una malla, para que la gente no saltara, pero aun así se produjeron suicidios, las leyendas de fantasmas vagando por los alrededores se oían comentar por los entornos, gente atormentada, lamentos, llantos.
En los años treinta del siglo XX, comenzaron los proyectos de la reforma del viaducto, de todas las que se presentaron al final se decidieron por la del Arquitecto Ferrero Llusiá, que es la forma con la que podemos ver actualmente el Viaducto.
Los suicidios nos han ido acompañando a lo largo de los años y los accidentes en el puente, por imprudencia, por estar ebrio, o por estar con una gran depresión, pero tristemente este lugar de la calle Bailen esta marcado con la crónica más negra de la capital.

Las noticias han sido abundantes, en las hemerotecas digitales se puede comprobar en pocos días accidentes, suicidios, homicidios. En los años 90 fue un porcentaje bastante alto el de los distintos accidentes producidos en este lugar marcado por la muerte y la tragedia.
Por poner solo un ejemplo aquí tenéis un par de noticias sacadas de la hemeroteca del País.
Madrid | EL PAIS – 22-01-1996
Viaducto: trampa mortal
Helio Clemente Portero.
El pasado día del cual no quiero ni acordarme estuve en la calle de Segovia cerca del para algunos famoso y para otros terrible Viaducto por sus continuos y trágicos suicidios de gente desesperada. Y lo hacen en el corazón de Madrid, en un lugar que or su altura y facilidad, concede toda la …
Madrid | EL PAIS – 25-09-1995
Una joven salta del Viaducto y arrastra a la muerte a la amiga que intentó sujetarla
L. F. D.
Dos jóvenes perdieron anoche la vida al caerse desde el Viaducto de la calle de Segovia, en el distrito Centro. Según los testigos, una de las mujeres muertas pretendía suicidarse y la otra víctima fue arrastrada al vacío al querer frustrar esos intentos. La Policía Municipal ratificó esta versión … de un autobús de la EMT de la línea 31 (plaza Mayor-Alto de Extremadura). El autobús urbano, con 60 pasajeros, atropelló a las dos jóvenes cuando bajaba por la calle de Segovia. Una de las chicas, de 18 años, falleció en el acto. El corazón de su amiga, F. R. I. de 17 años, dejó de latir a las 23.30 …

En octubre del año 98 el Ayuntamiento de Madrid puso un plan para intentar evitar estos sucesos e instalaron unas pantallas transparentes de seguridad, pero aun así el desesperado y el temerario, han podido conseguir los propósitos buscados.
El 15 de Octubre del 2001 otra vez las crónicas negras sacaron el famoso viaducto. Álvaro Burgos Goizueta de 21 años falleció en un accidente rodando la película Canícula, dando la casualidad que rodaba una escena como especialista, en la que uno de los chicos se suicidaba, la cuerda que le sujetaba para simular la caída fue mas larga y el chico se estrelló contra el suelo. Varias irregularidades se encontraron en el suceso y la jueza imputo a cuatro personas.
Aun las leyendas del puente siguen en pie, aparte de los espectros de carne y hueso que habitan entre sus anchos muros, también las leyendas  de espíritus siguen en las costumbres de la gente del barrio.

Aun así sus habitantes no tienen ningún miedo, entre su estructura se pueden ver todo tipo de basura y gente viviendo entre ella, africanos, magrebíes, sin techo de toda la vida, todos ellos comparten las noches en ese lugar, entre sus escaleras que suben a las vistillas, los escalones acompañan al viandante, sus peldaños cada vez cuestan mas y unos pasos se escuchan detrás piensas en alguno de esos personajes, pero no ves a nadie, en la soledad de la noche en el silencio de tus pasos, la intranquilidad invade tu cuerpo, y los pelos se te ponen de punta, entre el miedo a  ser atracado, o porque no ese alma en pena que solo pide un poco de ayuda, un poco de compresión porque está perdido, solo necesita un poco de luz para encontrar el camino.

Copyright © All rights reserved. | Newsphere by AF themes.